implantes dentales

Una de los motivos más frecuentes por las que se va al dentista es la colocación de algún implante dental, ya que es la mejor solución para reponer un diente perdido.

Los implantes dentales son tornillos metálicos que se colocan en el hueso maxilar y sustituyen la raíz de la pieza dental. Una vez colocados, se pueden poner sobre ellos puentes fijos o coronas que sustituirán a los dientes perdidos.

Estos implantes no solo tienen una función estética, sino que ayudan a mantener una buena salud dental, manteniendo una mordida correcta. Por lo que permitirán recuperar una sonrisa perfecta.

Los implantes dentales se colocan para corregir los dientes  cuando la reconstrucción de algún diente no es posible, cuando por enfermedades en las encías o en los dientes se pierde alguna pieza dental.

Si se tiene una mayor limpieza en zonas como las coronas y el pilar de la prótesis, es posible prolongar la vida del implante. Por lo general, los implantes pueden durar de 10 a 20 años dependiendo de la higiene, como decíamos, y de la ubicación de la pieza dental.

Tipos de implantes dentales

En la actualidad existen dos tipos de implantes dentales en función del material:

Titanio

El titanio es el material utilizado por excelencia para implantes, debido a su gran biocompatibilidad.

Tiene un color muy parecido al del acero y es muy duro y resistente, tanto que ha sido usado desde siempre para otros fines médicos, independientemente de la odontología estética, como prótesis óseas para caderas, rodillas,… sus resultados son excelentes.

Zirconio

El Zirconio es un material cerámico muy duro y resistente. Se ha utilizado para la elaboración de brackets o la fabricación de puentes y coronas dentales. Este tipo de material es de un color muy similar al diente e impide la creación de placa bacteriana.

Este tipo de implante es una buena opción para quienes tienen alergia al titanio.

Ventajas de los implantes dentales

La colocación de implantes dentales tiene numerosas ventajas, entre las más importantes podemos destacar  la conservación del hueso y la reducción del desgaste óseo, además de la restauración de la sonrisa.

En este sentido, tampoco podemos olvidar el bienestar que produce al paciente volver al lucir unos dientes estéticos y naturales. Además de la comodidad de no tener que usar dentaduras postizas.

Recomendaciones tras el implante de un diente

El periodo de curación tras un implante, es breve y el paciente tan solo tendrá que seguir una serie de pautas para favorecer la curación. Entre los cuidados más importantes se encuentra evitar el uso de enjuagues bucales, ya que pueden provocar la apertura y sangrado de la herida.

Del mismo modo, tras un implante no se recomienda el cepillado de dientes en los días posteriores o se aconseja el uso de un cepillo de cerdas blandas. También será necesario seguir una dieta blanda durante unos días y evitar hacer ejercicio brusco. Tampoco estará permitido fumar.

Puesto que un implante dental requiere cirugía, la mejor opción es acudir a profesionales especializados en clínicas dentales con experiencia. Tan solo así se obtendrán los mejores resultados, la garantía de que todo saldrá bien y, por supuesto, los consejos más adecuados para el post-operatorio, imprescindibles para alargar la vida del implante y mantener una correcta salud bucal.