No hay nada más importante para un dentista que el trato con sus pacientes. Hay que ser simpáticos y amables, pero no basta con eso, sino que también es necesario prestar un servicio de calidad y estar en continua formación para aplicar las técnicas más actuales y los tratamientos de estética dental más novedosos.

Eso es lo que marca la diferencia, prestar los mejores servicios, al tiempo que se les trata de manera cercana. Al fin y al cabo, la relación entre un paciente y su dentista puede ser muy cercana. Ambos tienen entre manos un proyecto y desean el éxito del mismo.

Estas son las últimas novedades en el sector odontológico:

Ortodoncia removible e invisible Invisalign

La ortodoncia invisible es una de las grandes novedades en materia de estética dental. Constituye un avance espectacular, ya que elimina casi todas las barreras e inconvenientes que genera la ortodoncia tradicional.

Podríamos decir que Invisalign es un ortodoncia de quita y pon, es decir, que no es fija. Funciona con una serie de alienadores o aligners, que son fundas totalmente transparentes, que se colocan en los dientes para conseguir la mordida y el aspecto deseado.

Por lo tanto, Invisalign no es solo un tratamiento estético dental sino también de salud, puesto que cumple las mismas funciones que los brackets tradicionales. Sirve, por lo tanto, para reparar la oclusión o la mordedura deficiente, pero de una manera más cómoda.

Los aligners se cambian periódicamente para que se adapten a la perfección y pueden retirarse para comer y para lavarse los dientes. Con ello se consigue una correcta higiene, mientras se eliminan algunos problemas normalmente presentes en la ortodoncia como las llagas y las heridas.

Blanqueamiento dental profesional

El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos más demandados por los pacientes, ya que ofrece resultados muy rápidos y visibles.

Es importante acudir a un odontólogo para realizarlo, ya que no está recomendados en bocas en las que existan caries, enfermedades periodontales, placas de sarro, etc. Por lo que es imprescindible realizar una revisión de salud bucodental previa antes de iniciar el tratamiento.

Gracias a los avances en materia de estética dental, con el blanqueamiento dental en clínica se puede llegar a conseguir un aclaramiento de los dientes de entre 4 y 10 tonos, dependiendo de las características de cada paciente. Esto es algo que provoca un agradable efecto visual.

El tratamiento en sí es muy sencillo. Se aplica un gel sobre los dientes y se utiliza una fuente lumínica especial que lo fotoactiva. Es completamente indoloro.

Empastes del color blanco

Hasta hace no mucho los empastes siempre tenían un color oscuro o plateado, que en muchas ocasiones creaba un efecto antiestético, ya que se asemejaba a una caries. Sobre ellos siempre se ha dicho que eran perjudiciales, pues pueden contener una serie de metales como la plata, el cobre o incluso el mercurio. No obstante, la realidad es que no se ha podido demostrar.

Los nuevos empastes de resina blanca o composite son igual de duraderos que las llamadas amalgamas negras, y mucho más estéticos.

Estos permiten reparar las cavidades generadas por las caries dentales. Se trata de empastes del color del diente, totalmente biocompatibles e inapreciables.

Carillas dentales para cerrar espacios

Existen algunas formas de cerrar el espacio existente entre los dientes, los llamados diastemas. Tradicionalmente se han utilizado aparatos o brackets, pero dependiendo de la anchura total es posible utilizar carillas dentales.

Las cartillas dentales son prótesis de porcelana o composite que se colocan en la superficie del diente, dando un aspecto natural. Con ellas, además de cerrar huecos, se pueden reparar dientes fracturados, desiguales, doblados o desgastados.

Este material puede tener exactamente el mismo tono del diente, por lo que es muy complicado ver si hay alguna colocada o no.

Última tecnología para tratamientos dentales

No solo los tratamientos novedosos hacen que una clínica dental pueda prestar un buen y moderno servicio con todas las garantías. También es necesario que los odontólogos reciclen sus conocimientos y aprendan nuevas técnicas útiles para el paciente.

Este es el caso, por ejemplo, del “diseño de sonrisa en tres dimensiones”. Un conjunto de herramientas para el diagnóstico que emplea aparatos tecnológicos para captar la sonrisa actual del paciente y trabajar sobre ella, sin necesidad de que el paciente esté presente en consulta.

Es decir, es capaz de minimizar el error captando toda la información de la boca y luego ofrecer, tanto a pacientes como a profesionales, una representación fidedigna del resultado final después del tratamiento.

 

SOLICITAR CITA