El blanqueamiento dental es una técnica muy demandada por nuestros pacientes, ya que el efecto visual de unos dientes blancos hace que mejore tanto la imagen que tiene de ellos mismos como la que se proyectan a los demás.

Se trata de un tratamiento estético dental no doloroso que permite disfrutar a nuestros pacientes de unos dientes mucho más blancos en cuestión de minutos.

La limpieza y el blanqueamiento de los dientes no son lo mismo

Aunque muchos se confunden cabe destacar que estos dos tratamientos dentales no son lo mismo, aunque son perfectamente complementarios.

El objetivo de la limpieza dental es totalmente diferente al del blanqueamiento dental, que es puramente estético. La limpieza realizada por un profesional tiene como fin la eliminación del sarro y de la placa bacteriana que se acumula en los dientes y que pueden terminar causando algunas enfermedades dentales como la gingivitis o periodontitis. Sucede que al retirar la capa amarillenta que los envuelve puede apreciarse unos dientes más blancos, pero la realidad es que no ha variado el tono.

Tipos de blanqueamiento dental

Existen varias técnicas blanqueadoras, pero básicamente podemos dividirlas en dos grupos principales:

Blanqueamiento dental realizado en la clínica

Como su propio nombre indica, es el blanqueamiento dental realizado en la propia consulta y que nosotros realizamos mediante la tecnología activada por luz, conocida también como fotoactivación. Para ello es necesario proteger los tejidos blandos de la boca y después aplicar una solución en forma de gel con base de peróxido de hidrógeno sobre los dientes, que se activará con una luz LED.

Con este método se puede aclarar los dientes hasta ocho tonos en una sesión de menos de una hora, de unos 45 minutos.

Blanqueamiento en casa bajo supervisión y prescripción del dentista

Existe otro forma de aclarar los dientes en casa. En este caso el paciente se suministra el tratamiento siempre supervisado por un profesional. Consiste en la colocación de férulas adaptadas a su boca, que habrían sido elaboradas a partir de unos moldes en el laboratorio.
Al paciente se le entrega un kit con un producto blanqueador, que deberá aplicarse siguiendo nuestras indicaciones. Debido a que el gel que se proporciona tiene un concentración más baja, el tratamiento es más largo que el realizado en la clínica.

Blanqueamiento mixto

En el blanqueamiento mixto se utilizan las dos técnicas anteriores. De manera que en la clínica aplicamos el sistema de fotoactivación y después en casa reforzamos el tratamiento con un gel recuperador y otro blanqueador.

Efectos del blanqueamiento dental

Dependiendo del color previo al tratamiento se puede conseguir hasta 8 tonos más claros. Algo que será muy apreciable no solo para solo para la persona que se lo ha realizado sino para todos aquellos que le rodean, que verán como luce una radiante sonrisa.

Los efectos del tratamiento suelen mantenerse una media de dos años, aunque pueden ser más en función del cuidado de los dientes. Por eso es recomendable tener en cuenta una serie de pautas para tener unos dientes blancos durante más tiempo:

  • Restringir la ingesta de algunos alimentos y bebidas durante las 48 horas siguientes a su realización.

Bebidas oscuras como el café, el té, el vino tinto o con colorante.

Alimentos especialmente oscuros que pueden manchar los dientes como, por ejemplo, la remolacha, frutos rojos o salsa de soja. Se trata de evitar que capten los pigmentos y se oscurezcan rápidamente.

Alimentos ácidos, ya que pueden causar hipersensibilidad dental.

Bebidas muy frías, por los mismos motivos que el anterior.

  • Evitar fumar.

La nicotina es uno de los agentes que más coloración da a las piezas dentales. Si bien nunca es recomendable fumar ni por salud ni por estética, tras un tratamiento de este tipo debe ser evitado en las siguientes horas, ya que lo dientes se encuentran más receptivos a los pigmentos y pueden amarillearse.

  • Mantener una correcta higiene bucal.

La utilización de un dentífrico y de colutorios que no tiñan se antoja esencial para conservar el color durante más tiempo.

En definitiva, el blanqueamiento dental es un tratamiento perfecto para mejorar la estética de la boca de una forma rápida e indolora. Gracias a él se puede recuperar el tono natural de los dientes.

 

SOLICITAR CITA