“Una sonrisa vale más que mil palabras” o eso dicen, ¿verdad? Está claro que una sonrisa es capaz de transmitir muchísimo, pero… ¿sabías que en la boca hay algo más que muestra cómo nos sentimos? Nos referimos a los dientes.

Por muy disparatada que te parezca esta afirmación, tenemos que decirte que existen estudios que apuntan a que las malformaciones dentales, la disposición de los dientes, cómo se mueven a lo largo de nuestra vida o los problemas que causan pueden ser reflejo de nuestras circunstancias personales o estados emocionales.

Independientemente de este descubrimiento, que ha sorprendido a muchos, es obvio que la boca, y especialmente la sonrisa, se ha convertido en uno de los principales puntos para cautivar y captar la atención de propios y extraños. De ahí que en ciertos ámbitos llegue a existir una auténtica obsesión por la apariencia de los dientes.

Lejos de que el aspecto de tus dientes se convierta en una preocupación, lo que sí debes saber es que una bonita sonrisa tiene mucho valor en la percepción que tenemos de nosotros y en la impresión que causamos en los demás. Por consiguiente, nuestros cuidados dentales y nuestra salud dental son muy importantes.

Descubre cómo la salud dental puede afectar a tu sonrisa

Disposición de los dientes

Dientes proporcionados

El tamaño de los dientes, en cuanto a su longitud, es una cuestión importante para tener una sonrisa perfecta. Por lo general, debe existir un tamaño proporcionado entre ellos. Es decir, tener unos dientes más largos que otros, por lo general los colmillos o paletas, suelen distorsionar lo que podría ser una bonita sonrisa.

Ancho de los dientes

Unos dientes muy anchos o muy estrechos ocasionan expresiones faciales poco estéticas haciendo que la cara parezca muy alargada o plana. Del mismo, también dificultan tener una buena sonrisa.

Espacio entre los dientes

Las diastemas o espacio entre los dientes es una de las malformaciones en los dientes que llama muchísimo la atención, ya que hay espacios que pueden llegar a ser bastante grandes. Pero no te preocupes, no hay nada que no pueda mejorarse con un buen tratamiento de ortodoncia.

Dientes inclinados

Los dientes inclinados, ya sea hacia dentro o hacia fuera, restan muchísimo encanto a una sonrisa y en ocasiones pueden llegar a deformar la cara. Los dientes inclinados hacia fuera o los dientes salidos son los que más complejos estéticos crean en los pacientes.

Dientes superpuestos

Los dientes que tienen una disposición unos sobre otros, que están apiñados merman el encanto de cualquier sonrisa. En este sentido, los dientes superpuestos, presentan también problemas de higiene, además de estéticos. Tengamos en cuenta que el hecho de estar amontonados dificulta muchísimo que puedan lavarse adecuadamente y, por consiguiente, son propensos a ciertas enfermedades.

Color de los dientes

Los dientes manchados es un problema estético que afecta con muchísima frecuencia al aspecto de la sonrisa, dando una sensación negativa. Por lo general pensamos que unos dientes manchados se deben al café, tabaco o la alimentación, pero hay mucho más. También hay medicamentos que afectan al color de los dientes o incluso algunos tipos de empastes que conforme pasa el tiempo cambian de color. Del mismo modo, también hay dientes no vitales, es decir, dientes cuyo nervio interior esté dañado o muerto, que pueden tener un color más oscuro respecto al resto.

Dientes rotos

Cuando se tienen dientes con fisuras, astillados o rotos una sonrisa tiene un aspecto muy poco estético, ya que muchos ocasionan manchas y cambios de color. En la misma línea también encontramos la falta de dientes que da lugar a espacios totalmente antiestéticos y ocasionan con el paso de los años el desplazamiento del resto de los dientes.

Problemas de encías

Encías enfermas

Averiguar si una encía está sana es bien sencillo. Cuando tiene un color rosa y los bordes definidos y carece de rojeces, una encía está sana. Sin embargo, si observas que tienes las encías de un color oscuro o está enrojecida, tal vez padeces alguna enfermedad de las encías, como gingivitis. Cuando existe alteración o pérdida del nivel óseo (es la llamada “enfermedad periodontal” o comúnmente conocida como “piorrea”) se puede observar un aumento de la movilidad dentaria (en casos graves incluso puede llegar a generar la pérdida o caída de piezas dentarias),así como un aumento de espacios dentarios oscuros tan poco estéticos para la sonrisa. Además de las posibles complicaciones que puedas sufrir, tu sonrisa no se verá bonita.

Encías retraídas

Una encía retraída también es muy fácil de identificar. Si al mirarte al espejo ves como tu encía se movido hacia atrás con respecto al diente, tienes que acudir a tu clínica dental. No solo es un problema que arruinará tu sonrisa, sino un problema dental que puede acabar por dejar totalmente al descubierto tus dientes.