Más del 50% de los casos de malformaciones bucales y los problemas derivados de la posición de los dientes pueden evitarse con medidas bien sencillas como una adecuada educación en salud bucal entre adultos y niños. Más si tenemos en cuenta que estas malformaciones en los dientes son unas de las enfermedades más comunes entre los pacientes de una clínica dental.

Para tener una sonrisa perfecta, nuestros dientes tienen que encajar correctamente. De este modo, los dientes quedarán unos encima de otros cuando la boca se cierre. Si esto no ocurre, estaremos hablando de alteraciones en las piezas dentales, malformaciones bucales o maloclusiones dentales – en un lenguaje técnico- , que no permiten un buen cierre de los dientes.

Si crees que puedes tener algún tipo de malformación dental que te impide tener una bonita sonrisa, echa un vistazo a las diferentes maloclusiones que existen, las cuales se encuentran clasificadas en tres tipos, de las más severas a las más complejas: Maloclusión Clase I; Maloclusión Clase II y Maloclusión Clase III.

Revisión dental gratuita online 

Malformaciones bucales más frecuentes

Maloclusión Clase I

Este problema tiene lugar cuando los maxilares están bien alineados, pero los dientes no encajan. También puede ocurrir que la mandíbula esté formada por dientes demasiados grandes o demasiado pequeños.

Estas alteraciones generan problemas de mordida y imposibilitan una correcta masticación. También pueden causar caries y otras enfermedades de las encías. A continuación podrás encontrar las malformaciones más frecuentes y menos graves:

  • Apiñamiento.
  • Diastemas o espaciamientos.
  • Mordidas cruzadas: Uno o más dientes, ya sea de los anteriores o de los molares, puede estar en una relación invertida con su antagonista.
  • Mordidas abiertas: Cuando no pueden chocarse los bordes de los dientes de adelante, a pesar de que los molares sí contactan.
  • Caninos elevados.
  • Malposición de las piezas dentales.

Maloclusión Clase II

Esta alteración dental se produce cuando los dientes superiores están adelantados respecto a los de abajo. El aspecto de estos problemas puede tener forma de apiñamiento, espaciamientos o giroversiones.

Las malformaciones de clase II encuentran otra subdivisión en función a si los incisivos superiores están hacia fuera (protusión) o si los incisivos del maxilar superior están inclinados hacia dentro (retrusión).

Cuando los incisivos superiores se encuentran inclinados hacia el exterior dan lugar a arcos dentales muy estrechos, en forma de “v”, labios superiores que sobresalen, etc. Éstos casos van asociados con ciertos problemas respiratorios de vías aéreas superiores y, de igual manera, se incrementa la estadística de casos con incisivos fracturados en caídas o golpes.

Revisión dental gratuita online

Por el contrario, cuando los incisivos superiores están inclinados hacia dentro, se presentan alteraciones diferentes como un cierre excesivo de la mandíbula, desgaste de los dientes, apiñamiento dental, …

Los problemas ocasionados por maloclusiones de tipo II suelen corregirse con tratamientos de ortodoncia salvo contadas ocasiones en pacientes adultos con alteraciones más complejas que requieren cirugía dental.

Maloclusiones Clase III

Las maloclusiones clase III son aquellas que responden a un déficit en el crecimiento del maxilar superior o a un crecimiento excesivo de la mandíbula. El aspecto de una boca con esta alteración se identifica con facilidad. Los pacientes que la sufren tienen los dientes inferiores visiblemente más adelantados que los superiores, algo que da lugar a las temidas deformaciones faciales.

Al igual que ocurre con las maloclusiones tipo II, los tratamientos suelen ser de ortodoncia existiendo casos que necesitan una combinación con cirugía. Es ideal, en cualquier caso, la asistencia temprana al ortodoncista a edades tempranas (6-7años) ya que la mayoría de éstos problemas, cuando son de carácter esquelético, son fácilmente tratables con “ tratamientos interceptivos “ o de “primera fase “ ya que se aprovecha el potencial de crecimiento facial para estimular el crecimiento mandibular o maxilar o bien para frenarlos durante el crecimiento. Si dichas alteraciones esqueléticas no son tratadas a éstas edades en un porcentaje de los casos son únicamente resueltos cuando se combina ortodoncia y cirugía. Cuando la maloclusión de clase II o clase III es de carácter dentario podría tratarse en cualquier momento de nuestra vida.

Como puedes comprobar son diferentes las causas que pueden llevarte a no tener una sonrisa perfecta. Aunque si bien es cierto, en la mayoría de las ocasiones, los problemas bucales que originan ciertas imperfecciones faciales tienen una rápida solución gracias a tratamientos de ortodoncia nada invasivos.

revision dental gratis