Las exigencias estéticas del siglo XXI no son pocas y tener un buen aspecto en fundamental. Solo tenemos que echar un vistazo a revistas, redes sociales o medios de comunicación para comprobarlo. Una buena sonrisa y una dentadura perfecta, por ejemplo, mejora nuestra autoestima, proyecta una buena imagen e incluso puede convertirnos en personas más sociables. De ahí que no sea raro que las clínicas dentales ofrezcan servicios acordes a estas tendencias estéticas.

Es cierto que todas las personas no tenemos las mismas características faciales, pero lo que realmente nos hace diferentes unos de otros son las asimetrías, disarmonías y todo aquello que nos hace tener nuestros rasgos propios. Por ello, y cuando acudimos a una clínica dental porque queremos modificar nuestra sonrisa, lo primero en lo que se fija el odontólogo es en nuestras particularidades.

Solicita cita online gratuita

Para conseguir una sonrisa perfecta, debemos tener en cuenta que el dentista no trabaja sobre un molde estandarizado, sino que este dedicará tiempo a realizar un análisis oral y facial ya que, por muy extraño que te parezca, el dentista perseguirá la simetría facial acorde a tus facciones para conseguir una sonrisa totalmente natural.

El análisis bucofacial para mejorar la sonrisa debe prestar atención al tamaño de los dientes, la forma de los labios, el color de las piezas dentales, … Hasta el más mínimo detalle será digno de estudio para que el resultado final sea todo un éxito.

Análisis facial

Para realizar un correcto análisis bucofacial comenzaremos estudiando las líneas de referencia faciales: la línea interpupilar (línea recta que pasa por el centro de los ojos), la línea interorbital (la línea que va por las cejas), la línea intercomisural (recorre la comisura de los labios) y la línea media (línea vertical que pasa por la nariz y la barbilla).

La línea media es perpendicular a la línea interpupilar por lo general y suelen formar una T. Cabe destacar que cuanto más centradas y perpendiculares se encuentran estas dos línea, la armonía en la cara es mayor.

Trazadas estas líneas imaginarias, también estudiaremos la simetría y asimetría del rostro, así como las proporciones faciales.

El perfil del rostro del paciente lo clasificaremos en función a tres puntos de referencia como son la glabela, el subnasal y el extremo de la barbilla. Así nos encontramos con:

  • Perfil normal: los puntos de referencia forman un ángulo de unos 170º aproximadamente.
  • Perfil convexo: el ángulo se reduce respecto al anterior y crea una divergencia posterior marcada.
  • Perfil cóncavo: el ángulo es mayor a 180º.

Estudio de la sonrisa

Dependiente de los dientes que se muestran al sonreír y la proporción gingival, podemos distinguir entre tres líneas de sonrisa:

Sonrisa alta o gingival

Esta sonrisa muestra todos los dientes anteriores del maxilar superior y además, la encía. A día de hoy una sonrisa gingival puede resultar poco atractiva. De hecho se consideran más estéticas aquellas sonrisas que tienen una exposición gingival de 2mm a 4mm.

Sonrisa media

Se trata de una sonrisa que muestra entre el 75% y el 100% de los dientes anteriores del maxilar superior y solamente la encía interproximal. Esta sonrisa es la más común entre los pacientes.

Sonrisa baja

Esta sonrisa nos permite observar menos del 75% de los dientes anterior del maxilar superior. Dependiendo de la forma de la sonrisa podemos encontrar sonrisas rectas, curvas, elípticas, arqueadas, rectangulares o invertidas.

Un componente importante de la sonrisa es el “arco de sonrisa”, el cual está formado por la relación de los bordes incisales superiores con el contorno del labio inferior al sonreír.

La sonrisa perfecta guarda una relación entre la línea media dental y los labios, donde la línea incisal, el labio superior e inferior presentan una curva superior. Sin olvidar que las comisuras de la boca deben estar alineada con la línea interpupilar, es decir, la línea recta que pasa justo por el centro de nuestros ojos.

Todo ello puede realizarse por medio del diseño digital de sonrisa, conoce como funciona.

Análisis dentolabial

Para conseguir una sonrisa perfecta, es importante conocer también y mejorar la posición de los dientes en relación a los labios.

En base a la forma y tamaño de estos encontramos que los labios se clasifican generalmente en tres tipos: labios delgados, medios o gruesos.

Con respecto a estos, debemos destacar que existen varios puntos importantes que están relacionados con la morfología, longitud, ancho, volumen, simetría y grosor. En este sentido, la distancia entre la base de la nariz y el labio, lo que sería la longitud de la sonrisa, debe ser de 20 a 22 mm en mujeres jóvenes y de 22 a 24 mm en hombres jóvenes. Al mismo tiempo debe contar con una exposición del incisivo de 3 a 4 mm en mujeres y de 1 a 2 mm en hombres.

Solicitar cita online gratuita 

En el análisis dentolabial en tratamientos para el diseño de la sonrisa analizamos también aspectos como la exposición del diente en reposo. Lo ideal es de 1-5 mm, aunque es algo que depende de la edad, puesto que se van desgastando, y también del género de los pacientes.

Estudio dental

El estudio dental es una parte importantísima del análisis bucofacial para mejorar la sonrisa. Los dientes, según su forma, podemos clasificarlos en ovoides (curvos y redondeados), cuadrados (rectos y paralelos) y triangulares. Es necesario destacar que en la mayoría de las ocasiones su forma viene determinada por los rasgos faciales.

El tamaño de los dientes puede verse totalmente influenciado por la cantidad de luz que se refleja en las piezas dentales, por muy sorprendente que te parezca. Así que es algo que tenemos muy en cuenta al realizar un análisis dental.

Por ejemplo, los dientes redondeados e irregulares reducen la luz reflejada y, por consiguiente, tienen un aspecto más pequeño y estrecho. Por el contrario, en los dientes más planos y lisos al reflejarse la luz parecen más largos y anchos.

En un análisis dentario para mejorar la sonrisa también es importante estudiar la textura de los dientes. Así encontramos piezas dentales con microtexturas (pequeñas estrías) o macrotexturas (concavidades o convexidades).

Color de los dientes

Para un sonrisa perfecta, no hay nada como tener un buen color de dientes. Lo ideal es un color natural, aunque actualmente el más demandado es un blanco muy llamativo.

Cuando un paciente acude a una consulta dental, generalmente, podemos encontrar que predominan en sus dientes los matices grises o amarillos. Averiguar cuál es el color exacto de un diente natural no es una sencilla, pero a día de hoy existen tecnologías que nos permiten detectar cuál es el mejor color para ti.

Estudio de maloclusiones dentales

Las maloclusiones dentales corresponden con las malformaciones en piezas dentales que impiden una sonrisa perfecta. En esta línea encontramos tres tipologías diferentes que hay que corregir para conseguir una buena sonrisa:

Maloclusión dental clase I

Este problema tiene lugar cuando los maxilares están bien alineados, pero los dientes no encajan.

Maloclusión dental clase II

Esta alteración dental se produce cuando los dientes superiores están adelantados respecto a los de abajo. El aspecto de estos problemas puede tener forma de apiñamiento, espaciamientos o giroversiones.

Maloclusión dental clase III

Los pacientes que la sufren tienen los dientes inferiores visiblemente más adelantados que los superiores, algo que da lugar a deformaciones faciales.

Estas son las partes principales de un análisis bucofacial para mejorar la sonrisa.

cita dentista online gratis